Proceso de producción

¿Qué es la fabricación artesanal?

Es el proceso donde la intervención humana tiene un papel determinante. Bajo la dirección de nuestra maestra cervecera, el proceso se lleva a cabo íntegramente en nuestra microcervecería, predominando el factor humano sobre el mecánico. Así es como conseguimos recetas únicas y con personalidad propia.

¿Pero qué es una microcervecería?

Pues ni más ni menos que una fábrica de cerveza artesanal donde pensamos cada receta, la probamos y la modificamos tantas veces como sea necesario ¡hasta que damos en el clavo! Y ponemos en marcha máquinas y equipo humano ¡para hacerla realidad! En una microcervecería el factor humano es clave y trabajamos lejos de procesos industriales. Cuidamos cada parte del proceso minuciosamente hasta que la cerveza llega a tus manos.

El agua

Más del 90% de la cerveza es agua, y por lo tanto podemos afirmar que es su ingrediente principal. ¡Pero no sólo eso! El agua acompaña nuestra cerveza durante todo el proceso de producción tomando una responsabilidad y protagonismo enorme.

El agua debe ser la adecuada para maltear, para limpiar, para hacer vapor y para enfriar. El agua es clave y por eso nos gusta cuidarla y tratarla como merece.

La maceración

El proceso de maceración es aquel en el que mezclamos el grano (previamente malteado, es decir germinado, y triturado, pero no completamente pisado) con agua caliente para que las enzimas de la malta generen un mosto muy dulce y fermentable.

Tan importante es cómo se muele el grano, como el agua que utilizamos para macerar.

En esta parte del proceso nuestra maestra cervecera le da su toque especial a la receta, ya que es aquí donde se definen puntos clave como el cuerpo, graduación o la espuma. ¡El tiempo de maceración y las temperaturas del proceso son determinantes!

La fermentación

El proceso de cocción es aquel en el que llevamos a ebullición el mosto obtenido en la fase anterior. Dependiendo del tipo de cerveza este proceso puede durar entre 1h y 2h; y es aquí cuando añadimos el lúpulo que aportará amargor y aroma a la receta.

Una vez terminada la ebullición vamos a la etapa de enfriamiento, que consiste en pasar el mosto de manera rápida a temperatura ambiente.

Durante la fase de fermentación añadimos la levadura, que es la encargada de hacer que los azúcares del mosto se conviertan en alcohol y dióxido de carbón. Podemos fermentar Ale (a más altas temperaturas, 15-25º) o Lager (a bajas temperaturas, entre 5-9º).

Finalmente pasamos a la fase de envasado ¡para que la cerveza llegue a tus manos en el formato que tú prefieras!

¿Quieres una cerveza?

Pues abre la nevera y sírvete tu mism@

Ir arriba