Consejos prácticos

Si eres un freaky de la artesana como nosotros, o estás en proceso, y te gusta disfrutar plenamente, ¡aquí compartimos contigo algunos consejos de cómo mejorar tu experiencia de cata!

¿Cómo debes conservar la cerveza artesana?

La cerveza debe estar en posición vertical y quieta para poder conservar todas las propiedades, De este modo evitarás que el líquido esté en contacto con el aire que hay en la parte de arriba de la botella, y que en consecuencia se oxide. Por si te lo estás preguntando … esto también es aplicable a las botellas con tapón de corcho; ya que hoy en día estos tapones ya no es necesario que estén en contacto con el producto.

Hay que evitar que esté expuesta a la luz; ya que ésta puede dañar sus propiedades. En este sentido, aparte de la buena conservación en un lugar lo más oscuro posible, el envase también juega un papel fundamental; siendo las botellas marrones las que más protegen bloqueando un 99% de la luz, y las verdes o claras las que menos. En cuanto a la lata, ésta protege totalmente.

Te aconsejamos que la conserves en un lugar fresco ya que el exceso de humedad o el ambiente excesivamente seco le van a la contra. El calor puede degradar y acelerar el envejecimiento de la cerveza, e incluso activar los restos de levadura que pueda contener. ¡Este hecho puede modificar el sabor original que nuestra maestra cervecera ha recetado para ti!

Una humedad de entre el 50-70% sería la óptima para su buena conservación.

En cuanto a la temperatura, verás que por cada cerveza Guineu te aconsejamos sobre la temperatura óptima de conservación, y por lo tanto de consumo.

¿La cerveza caduca?

La respuesta es no, no caduca; pero damos un tiempo preferente de consumo para que puedas disfrutar de todas sus propiedades; siempre y cuando también la hayas conservado adecuadamente.

En pocas palabras, cuando antes la consumas ¡mejor sabor tendrá!

Y muy importante, cuando la abras ¡bébetela! La cerveza abierta para consumirla más tarde ya no será la misma porque habrá sufrido un exceso de oxigenación.

¿Cómo debes servir la cerveza?

¿Cuántas veces no has visto en una película, serie o incluso en algún anuncio de cerveza alguien abrir la nevera, sacar una cerveza, abrirla y beberla a morro?

¿Se puede hacer? sí; pero no la disfrutarás con los 5 sentidos y además te comerás el gusto a óxido de la parte de la chapa o la suciedad de la lata..

Cuando sirves la cerveza en un vaso, ésta se oxigena, y esto hace que las cualidades aromáticas se potencien. Y como curiosidad, ¡también hace que no tengas esa clásica sensación de hinchazón en la barriga con las debidas consecuencias!

Si quieres disfrutar y saborear la cerveza te recomendamos que la sirvas en un vaso, manteniéndolo con una inclinación de unos 45º aproximadamente. Sirve la cerveza sin prisa haciendo que toque las paredes del vaso, y llegue también suavemente al fondo para evitar el exceso de espuma.

Te recomendamos servir toda la cerveza en el vaso tranquilamente, pero de una sola vez, para que todos los elementos que la componen queden bien mezclados.

El vaso y la cerveza ¡No todo vale!

El vaso o la copa ¡ni congelada ni caliente! La cerveza no quiere cambios radicales de temperatura; por lo tanto, el vaso o la copa debe estar a la misma temperatura que la cerveza. ¡Así la disfrutarás plenamente!

En cuanto a cómo lavar y secar el vaso; nuestra recomendación es que lo laves a mano y lo dejes secar solo. El lavavajillas desgasta la calidad del vaso, y secarlo con un paño puede dejar partículas. Suena muy freaky, pero si el vaso tiene restos puede hacer que no se forme la espuma o crema, o que la cerveza haga burbujitas.

Y te preguntarás … ¿se puede beber cualquier cerveza con cualquier vaso? pues por poder, si, ¡por supuesto! pero nosotros no te lo recomendamos. Cada cerveza tiene unas características y exigencias diferentes. En la diversidad está la alegría, ¿verdad? Por lo tanto, una cerveza con más graduación y cuerpo requerirá tragos más cortos; mientras que una cerveza fresca y más ligera te pedirá un trago mucho más largo. Y estos matices; así como la concentración de aromas, espumas etc te los proporciona el vaso o la copa adecuada. Verás que junto a cada Guineu te recomendamos el vaso / copa ideal.

¡El vaso también marca la diferencia!

¿Qué es el encaje belga?

Se trata de la comprobación de que todo ha ido rodado. Y con esto queremos decir que se trata de la prueba fehaciente de que la cerveza está bien hecha, que ésta se ha conservado perfectamente, que se ha servido con la inclinación correcta en el recipiente adecuado, y que el vaso / copa estaba en condiciones.

La prueba de ello son los restos de espuma que quedan en el cristal del vaso o copa cuando vamos bebiendo la cerveza.

¿Botella o lata? ¡El debate está servido!

No fue hasta 2002 que una micro cervecería de Colorado utilizó por primera vez la lata para una cerveza artesana; y aún ahora se sigue asociando más la lata con la cerveza industrial y la botella con la artesana. Pero ¿esto tiene algún fundamento más allá de la estética o imagen asociada?

Pues resulta que hay tres elementos que son determinantes para mantener la cerveza intacta: la luz, el aire y la temperatura.

La lata no deja pasar la luz y se enfría más rápido pero también se calienta antes; y como ya sabemos el calor afecta negativamente la cerveza.

Las botellas marrones protegen en un 99% el paso de la luz. El resto de las botellas dejan pasar demasiada luz.

Las latas no tienen aire, por lo tanto, no son adecuadas para cervezas que requieren de segunda fermentación, pero si para el resto. Las botellas en cambio permiten este proceso, y permiten también ver la acumulación de sedimentos en el fondo de la botella.

En cuanto a uso posterior, las latas tienen menor coste de reciclaje, pero las botellas se pueden reutilizar.

Por lo tanto, la conclusión es que si se utiliza con el tipo de cerveza adecuado; escoger lata o botella es cuestión de gustos y una elección personal.

¿Quieres una cerveza?

Pues abre la nevera y sírvete tu mism@

Ir arriba